Se mantiene hasta mañana la alerta por mínimas de entre -6 y -10 en Aragón.

La nieve dio este miércoles una tregua a las provincias de Teruel y Huesca, las más castigadas por el temporal que azota desde esta semana a Aragón, pero el descenso de temperaturas y las intensas heladas convirtieron la jornada en la más gélida del año, complicando el tráfico en una docena de carreteras de la red secundaria por la aparición de placas de hielo. No obstante, hoy volverá a nevar, aunque débilmente, y hará todavía más frío, sobre todo en Huesca, donde se mantiene activada ­­–hasta el viernes incluido­– la alerta por temperaturas, que pueden llegar a caer hasta los 10 grados bajo cero. En gran parte del resto de la Comunidad, las mínimas también oscilarán entre los -4 y los -6.

La mejor noticia que dejan las últimas nevadas es que las estaciones de esquí aragonesas abrirán el próximo fin de semana casi el 100% de sus pistas. De hecho, Candanchú y Astún prevén poner en funcionamiento los 50 kilómetros que tiene cada centro con espesores que superan en algunas zonas los dos metros. Mientras, Formigal-Panticosa ofrecerá 141 de sus 180 kilómetros y Cerler, 70 de sus 77 con unas condiciones «espectaculares», como destacaron ayer desde Aramón. En Teruel, tanto Valdelinares como Javalambre pondrán a disposición de sus clientes la totalidad de sus instalaciones, que suman casi 30 kilómetros. Así, Aragón contará este fin de semana con 340 kilómetros esquiables, el 88% de su superficie total.

[…]